Muchos problemas en los ojos y en la visión no ofrecen síntomas obvios y por lo tanto usted podría estar sufriendo de alguna complicación sin tener conocimiento de su existencia. Un diagnóstico temprano junto con un tratamiento a tiempo puede prevenir la pérdida parcial o total de la visión y es por esto que se recomienda hacerse un examen regular cada uno o dos años, especialmente al hacernos mayores y notar cambios en nuestra visión.

Los signos y síntomas de cada paciente junto con el juicio profesional de nuestro personal determina las pruebas a ser practicadas. Una evaluación completa incluye exámenes de agudeza visual, queratometría (medición de los parámetros de la córnea), refracción (determinar el lente necesario para compensar un error) y de valoración fisiológica.

Contáctenos para agendar una cita y valorar el estado de su salud visual.